Guía de nutrición para perros. part 1


Nutrición para perros

¿Quieres saber más sobre nutrición canina?

Principio básicos de nutrición canina.

INTRODUCCIÓN La digestión es el proceso por el cual los alimentos se convierten en sustancias que pueden pasar a través de la membrana mucosa del intestino hasta la sangre para uso de la célula. Esto requiere varios procesos mecánicos tales como: masticar, aunque el perro, a pesar de tener una dentadura completísima, no mastica: trocea, tragar y movimientos intestinales peristálticos. Todos los jugos digestivos excepto la bilis contienen especiales enzimas digestivas responsables de los cambios químicos del alimento. Cada tendón, cada célula, cada parte del perro proviene de lo que come y la calidad de su vida no será mejor que la calidad de sus alimentos. La raíz de la excelencia es el consumo de nutrientes adecuados y debidamente conjuntados en calidad y en cantidad. No son las mismas necesidades las que tiene un cachorro, que un perro adulto, o una perra en lactancia, que un perro senior. El equilibrio entre los alimentos energéticos y los proteicos es esencial. Toda insuficiencia de energía puede llevar al cuerpo a gastar sus proteínas en lugar de reservarlas para su función plástica y reparadora de tejidos. Nutrir es muy diferente que comer. ¿qué son los nutrientes? Son elementos simples que deben formar parte de la ración alimenticia del perro en proporciones ideales para mantener la salud. El perro debe consumirlos diariamente. Sabemos que existen unos cincuenta nutrientes esenciales para el perro. La calidad de la alimentación depende de la buena combinación y proporciones de esos nutrientes. La herencia genética, según el antropólogo Richard Leakey, se remonta a cientos de miles de años. Los procesos metabólicos fundamentales, que convierten los alimentos en sustancias y energías para todos los seres vivos, no han variado ni un ápice en todo este tiempo. En libertad, los cánidos comen, como es obvio, lo que encuentran o pueden cazar, y más el perro, que es un carnívoro oportunista; en libertad no comería sólo lo que consideramos parte noble de la carne: para su adecuada alimentación necesitaría complementar con las vísceras de sus víctimas, con todo lo que esto conlleva de problemas de infecciones parasitarias, así como también determinadas bayas y frutos como complemento o en etapas de carencia de caza. Es una alimentación de supervivencia… no simplemente de apetencia. En su larga historia compartida con el ser humano, de subordinación, servicio y compañía, el perro siempre ha sido, nutricionalmente considerado, no un carroñero, sino un basurero que comía los desperdicios que encontraba o, si tenía mucha suerte, de lo que le sobraba a su dueño. Actualmente eso ha terminado, por suerte. Hoy en día nuestros perros se sustentan de alimentos comerciales creados especialmente para ellos, y que cubren las necesidades peculiares de cada edad, tamaño e incluso actividad. Esto nos lleva a considerar que la alimentación comercial de calidad es superior a la que el animal tomaría en plena libertad. Las personas que elijan alimentar a sus perros preparando ellos sus comidas, sean estas comidas cocinadas o crudas, tiene la responsabilidad de aprender la suficiente nutrición básica como para que cubra como mínimo sus necesidades. PRINCIPIOS GENERALES DE NUTRICIÓN CANINA. ENERGÍA. DEFINICIÓN. El organismo es la cuna de incesantes reacciones químicas productoras o consumidoras de energía. Una gran parte de esta energía es disipada en forma de calor, en movimiento o en producción (leche por ejemplo). Considerando que existe una necesidad energética básica necesaria para el mantenimiento de la temperatura corporal y el desarrollo de las funciones normales. Esta necesidad energética debe ajustarse, según las condiciones en que se encuentre el animal, bien sea para luchar contra el frío, para el crecimiento, la reproducción, la actividad, etc. Los nutrientes que suplen la energía son los lípidos, los carbohidratos (excluyendo la fibra) y las proteínas. La energía puede medirse por su conversión en calor por medio de una bomba calorimétrica. Para los alimentos comerciales se aplica el método de aproximación sugerido por la National Research Council (1985)(Consejo Nacional de Investigación), cuyos valores son:

Energía Digestible (ED)

• 4,40 para las proteínas

• 9,40 para las grasas

• 4,15 para los hidratos de carbono

Este método se basa en presumir que la digestibilidad es de:

• 80% para las proteínas • 90% para las grasas

• 85% para los hidratos de carbono Por lo tanto, según la NRC es razonable estimar que la EM expresada en kilocalorías es de:

• 3,50 para las proteínas

• 8,46 para las grasas

• 3,50 para los hidratos de carbono ENERGÍA BRUTA Y ENERGÍA METABOLIZABLE. La energía bruta es la energía total de un alimento medida por una bomba c